Nulidad del Despido

La denominada “Ley Bustos”, ha venido a introducir en nuestro sistema laboral la institución de la nulidad del despido, que consiste en una sanción al empleador que despide al trabajador sin haber acreditado que sus cotizaciones previsionales se encontraban pagadas al momento del despido.

En dicho caso, el despido del trabajador es nulo, y por consiguiente, el ex empleador deberá pagar las remuneraciones y demás prestaciones consignadas en su contrato de trabajo desde la fecha del despido hasta la fecha en que convalide el despido, mediante el pago de las imposiciones morosas del trabajador.

Contáctenos

Enviando...

Su mensaje fue enviado correctamente, le responderemos a la brevedad